LUZ Y FUERZA SE CONSAGRÓ CAMPEÓN EN RÍO GRANDE

(Por El Sureño)

 Por segunda vez consecutiva, el conjunto de Luz y Fuerza se impuso ante Real Madrid Azul y se quedó con el título tras disputarse el pasado sabado por la noche, el segundo partido de la serie final anual que decretaba al campeón de la temporada 2018 del futsal CAFS que lleva adelante la gente de la Federación Fueguina de Futsal.

En un gimnasio municipal de la Margen Sur, con muchísima gente, el segundo juego de la serie entre estos dos equipos tenía sabor a definición, porque en caso de ganar, el conjunto de Luz y Fuerza se consagraba campeón, mientras que Real Azul debía hacer todo lo posible para quedarse con una victoria para igualar la serie que habia comenzado el pasado jueves con el triunfo de Luz y Fuerza en el Muriel (5-1).

Con una brillante actuación de Jorge Fresia, autor de los cinco goles de su equipo, Luz y Fuerza logró imponerse en un partido apretado que se definió recién en los instantes finales. Con poco orden pero con mucha garra y actitud, el equipo de Real Azul, empujado por el Mono Chávez, lo buscó por todos lados y por momentos hizo “tambalear” al campeón, pero los eléctricos reaccionaron a tiempo y con sus individualidades lograron desnivelar el juego y sentenciar la historia en el tramo final.

Dos tiempos diferentes
El partido fue sumamente entretenido. Los dos equipos jugaron con mucha presión, sabiendo que había mucho en juego. La primera etapa fue muy equilibrada y los dos se cuidaron mas de la cuenta. Pero en el complemento el juego se abrió y las emociones le pusieron un condimento especial a esta apasionante definición de campeonato.

El intratable Jorge Fresia puso el 1-0 para Luz y Fuerza en el primer tramo del partido y con esa diferencia su equipo intentó cuidar el balón y manejar los tiempo del partido, sobre todo cada vez que la pelota la tenía Zeti Pereyra y Maximiliano Pérez, ambos de buen partido.

Real lo buscaba con distintas variantes, pero Luz y Fuerza defendía bien y no permitía que el rival rompa líneas defensivas. Lo extenso del terreno de juego le permitía a Luz y Fuerza replegarse bien y luego con la pelota en sus pies levantar la cabeza y controlar el partido.

Los dos equipos tuvieron situaciones claras para marcar, pero ninguno pudo concretar esas chances y el juego se fue con un 1-0 cerrado que dejaba una incógnita para los veinte minutos que restaban.

Y cuando apenas el partido se reacomodaba, apareció la figura de la cancha para poner un nuevo grito en la tarde-noche de la Margen Sur. Un excelente movimiento de Ezequiel Pereyra derivó en una perfecta habilitación hacia su izquierda para Jorge Fresia quien, casi mano a mano con el arquero, definió de punta y por abajo, y puso el 2-0 para Luz y Fuerza.

Tras el gol los conducidos por Katu Suárez parecían tener todo controlado, pero a Real todavía le quedaba resto y empujados por el Mono Chávez, el Azul comenzó a generar situaciones y con dos tantos prácticamente consecutivos, los xeneizes igualaron el juego y le pusieron emotividad a la final ante los gritos y el aliento de las dos parcialidades.

Y cuando el Real empujaba y buscaba desnivelar el partido, apareció nuevamente Fresia, quien recuperó una pelota tras un ataque del rival, y corrió mas de veinte metros solo, la defensa no le salió nunca y cuando se enfrentó al arquero remató bajo para poner el 3-2 para su equipo y frenar el envión del rival.

El tanto frenó un poco al Real, que comenzó a cometer impresiciones y la desesperación empezó a adueñarse de los jugadores. Las cosas no salían y el tiempo se extinguía. Y para colmo de males, Luz y Fuerza se calmó un poco y comenzó a hacer lo que tenía que hacer: control de pelota y hacer que pasen los segundos.

A falta de dos minutos para el final, Pepo Paredes, de buen partido escapó por derecha, se sacó dos marcas y abrió la bocha hacia el otro sector de la cancha para el ingreso en soledad del hombre-gol Fresia, quien solamente la tuvo que acariciar para decretar el 4-2 que parecía definitivo.

Pero las emociones iban a continuar, porque apenas pasaron 30 segundos y Matías Chávez capturó un rebote en el palo, tras un tiro de su hermano Gustavo, y solo dentro del área descontó para Real dejando el juego 4-3 y 1:23 por jugar.

Había tiempo, pero Real tenía que hacer dos goles. El desenlace fue vibrante. Los dos con 5 faltas acumuladas también era un aditivo al momento. Y cuando Real buscaba, llegó una jugada con polémica que derivó en una de las acciones mas discutidas en el juego. Un revuelo dentro del área de Luz y Fuerza, fue el reflejo de una acción en donde el arquero Alegre se arrojó para buscarla, al mismo tiempo que apareció el delantero Fernández para patear, lo que terminó con un choque entre ambos y con la pelota dentro del arco y el pitazo del árbitro. La decisión fue infracción del delantero y tiro libre para Luz y Fuerza, lo que generó enojo y discusión por parte de los chicos de Real.

En el final y cuando restaban 13 segundos, y Real volcado al ataque, una corrida de Maximiliano Pérez terminó con una asistencia al propio Fresia que puso el definitivo 5-3 con el desató la locura de los jugadores de Luz y Fuerza y de toda su parcialidad que acompañó en buen número.

Síntesis
Real Madrid Azul 3 – 5 Luz y Fuerza
Cancha: Gimnasio Municipal Margen Sur.
Arbitros: Pedro Segovia y Fabián Carreras.
Goles: Para Real Azul: Gustavo Chávez (2) y Matías Chávez. Para Luz y Fuerza: Jorge Fresia (5).
Primer tiempo: 1-0 ganaba Luz y Fuerza.
Incidencias: Expulsados con doble amonestación Ezequiel Ruiz y Maximiliano Pérez (Luz y Fuerza), y Matías Estrada (Real Madrid Azul).