VILLA LA ÑATA GRITÓ CAMPEÓN EN USHUAIA

(Por El Sureño)

 Ushuaia se tiñó ayer de Naranja. El elenco de Villa La Ñata rompió con su mala racha en finales y se quedó con la primera edición de la Liga Nacional de Futsal Argentina al derrotar aquí 3 a 2 a Boca Juniors que llegaba tan candidato como San Lorenzo de Almagro, y los de Daniel Scioli eliminaron a ambos para tocar el cielo con las manos.

 El primer certamen nacional organizado por AFA fue todo un éxito, los demás siempre fueron armados por el Consejo Federal de Fútbol, y para que el plato fuerte se pueda vivir en la capital de Tierra del Fuego mucho tuvo que ver el Gobierno provincial quien puso toda su infraestructura a merced de los organizadores y todos los clubes participantes se fueron muy satisfechos con lo vivido en el Fin del Mundo.

El cotejo arrancó media hora antes de lo previsto dado que cinco componentes de La Ñata, incluyendo a Scioli, debían viajar a las 21:00 rumbo a Buenos Aires; sin embargo media hora antes de las 17:30 cuando la final estaba por comenzar, el gimnasio Cochocho Vargas estaba a pleno, lleno como el jueves cuando la hinchada de Camioneros de Río Grande copó toda una popular.

Tal cual sucedió en la semifinal ante San Lorenzo, los de Benavídez le cedieron la pelota a su rival y fue Boca el que propuso siempre bajo la premisa que tiene su técnico Garcías de mucho control y variantes en ataque para poder romper cualquier defensa y si bien no generó demasiadas situaciones en los primeros pasajes fue el neto dominador, sin embargo a los 4 minutos y medio el que abrió el tanteador fue Villa La Ñata que a la salida de un córner lo dejaron recibir solo al pivot Martín Persec y éste dejó sin chances a Guido Mosenson.

El Xeneize fue y fue, por momentos llegó claro pero en los primeros dos los remates se detuvieron en el poste derecho del arco rival, y las otras situaciones claras fueron contenidas de forma magnífica por la figura de la tarde, Sebastián Rodríguez, quien sacó pelotas imposibles y que hizo explotar el estadio en aplausos.

Pero tanto fue Boca que tras una excelente jugada colectiva encontró a Alamiro Vaporaki ingresando sólo por la derecha y definió muy bien de primera cuando restaba poco para el descanso largo.

La segunda etapa comenzó con la misma intensidad que se vivió en los primeros veinte minutos, y por momentos el partido se hizo de ida a vuelta, solo que el Naranja cuando recuperó la pelota y salio de contra, aprovechó mejor el uno contra uno que tienen y fue así que a los 3:30 el flaco Lucas Ramírez corrió por la banda izquierda, hizo un pie a pie formidable para dejar fuera de carrera a su marcador y definir con pierna cambiada al palo opuesto de Mosenson, golazo.

Boca no se hizo esperar y a la salida de un tiro libre encontraron a Santiago Basile quien pisó la pelota para direccionar la misma y sacó un zurdazo cruzado para colocar la nueva igualdad.

Los de la Rivera siguieron proponiendo un juego de ritmo devastador para desgastar a su rival que en los papeles debía estar más cansado por la dura semi ante San Lorenzo, pero la defensa del Naranja fue clave, se defendieron con alma y corazón, pero cuando no pudieron sostener la misma, volvió a aparecer el arquero Rodríguez quien detuvo todo lo que le tiraron.

Encima a 4:18 del cierre, hubo un tiro de esquina a favor de Villa La Ñata, la pelota la jugaron por arriba al sector opuesto y Germán Brizuela la tomó como venía y clavó la volea entre el travesaño y el palo, un tremendo golazo para dejar el marcador 3 a 2.

Boca jugó dos minutos más con su tradicional esquema; sin embargo al ver que no podía vulnerar a su adversario, mandó a Vaporaki como arquero jugador y si bien en dos ocasiones sobraron, los remates de los jugadores xeneizes que quedaron de cara al gol, definieron afuera ante la exclamación del público que quería que gane Boca por tener un hijo pródigo en el plantel, pero no hubo caso, se le acabó el tiempo y comenzó el mismo para Villa La Ñata, el tiempo de festejar a lo grande, del mismo tamaño de la Liga que ganó ayer acá.