GUERRIERI Y EL WTCR VUELVEN A LA ACTIVIDAD

Tras dos meses y medio sin actividad, el WTCR retomó hoy su curso en el circuito chino de Ningbo con dos tandas de entrenamientos que dan comienzo a un periplo asiático intenso que incluye otra competencia en este mismo país dentro de una semana.

Este es el lugar donde el año pasado Esteban Guerrieri se adjudicó una sensacional victoria bajo una lluvia torrencial al volante del Chevrolet Cruze TC1 del equipo Campos Racing en el WTCC. Ahora piloto de ALL-INKL.COM Münnich Motorsport con un Honda Civic Type-R, el argentino hoy terminó esas prácticas con un buen saldo y parciales que lo observan nuevamente entre los punteros de la categoría. El hecho de rodar con su máquina un día viernes no es de lo más habitual en la disciplina que en 2018 estrenó reglamento y formato, pero hoy esta situación se dio de manera excepcional. La paridad del WTCR está demostrada por el hecho de que, hasta el momento, han sido 11 los ganadores distintos en las 18 carreras disputadas en seis fines de semana y la mayoría de ellos con diferentes marcas. 

A Ningbo, Hyundai y Volkswagen llegan con 60 kilogramos de lastres, seguidos entre los más pesados por Honda y Audi con 50, 30 para los Cupra, 20 para los Peugeot y nada para Alfa Romeo.

Esteban arrancó la jornada con un excelente tercer puesto en el primer entrenamiento, donde el sueco Thed Björk, marcó una diferencia clara con respecto a los demás sobre su Hyundai i30 N. Al porteño le faltaron apenas un par de décimas para empatar el tiempo del segundo, Norbert Michelisz, también usuario de un Hyundai.

En la siguiente salida a pista de media hora de duración, Guerrieri llevó al civic N°86 a la sexta posición, pero reduciendo considerablemente la diferencia con el puntero (que volvió a ser el campeón 2017 de WTCC), concretamente a cuatro décimas.

El autódromo Ningbo International Speedpark (FIA y FIM Grado 2) mide 4.015 metros recorridos en sentido antihorario. Se encuentra cerca de la ciudad portuaria homónima (provincia de Zhejiang), donde viven siete millones de habitantes. Es una pista que se terminó en octubre del año pasado con una inversión de 122 millones de Euros y el trabajo de 500 obreros. Tiene entre 12 y 18 metros de ancho, 21 curvas y dos variantes.

“Sería imposible olvidar lo vivido en este lugar 11 meses atrás. Fue uno de los logros más importantes de mi trayectoria no solamente por las dificultades climáticas de ese fin de semana, sino porque la victoria obtenida en esas condiciones el sábado con un coche particular me terminó de abrir las puertas a la que es hoy mi excelente relación con Honda Racing. Todo parece indicar que esta vez nos tocará siempre piso seco, cosa que sería positiva para que el público realmente pueda disfrutar del evento desde las tribunas. El receso fue largo en lo referido al WTCR, pero vuelvo con ganas y sin haber perdido ritmo gracias a las invitaciones que recibí en este tiempo para participar en GT3 y Stock Car Brasileño. Asia me gusta y espero disfrutar de este escenario que presenta muchas curvas encadenadas y un asfalto con un poco más de adherencia que en 2017 cuando lo estrenamos. Por lo pronto, el Honda me ha permitido rematar dos buenas prácticas hoy y desde mañana con la clasificación y la Carrera 1 empieza lo verdaderamente importante”, comentó Guerrieri.

El cronograma del sábado (29 de septiembre) comprende las clasificaciones para ambas carreras esta medianoche (hora argentina) y a las 22:00 y la disputa de la primera de tres carreras (13 vueltas) a las 4:30 en programación compartida con TCR China y el Campeonato Chino de Turismo.