VARAS Y GONZÁLEZ CIAVARELLA HICIERON HISTORIA

El tirador fueguino del Florete Masculino venía de quedarse con sabor amargo en el plano individual, pero se reivindicó con creces en la contienda por equipos donde obtuvo la presea plateada luego de caer en la final con Estados Unidos. Es el mejor resultado para la camada junior dirigida por Beto González Viaggio. Por su parte, Athina González Ciavarella fue décima en la rama femenina y cosechó su labor más destacada.

Cerrada la participación de la representante fueguina Violeta Ferrari, en lo que fue su primera experiencia dentro del Panamericano para Cadetes y Juveniles, toda la expectativa se centraba en lo que podían hacer tanto Erik Varas -individual y por equipos- y Athina González Ciavarella -individual-.

El jueves pasado saltó a la pedana costarricense Varas buscando mejorar su 17º puesto cosechado en 2017 y confirmaba que estaba por buen camino tras superar la poule clasificatoria con un récord positivo de 4 victorias y 2 caídas.

Sin embargo, en la primera llave eliminatoria -cuadro de 32- se volvió a ver las caras con el estadounidense Shane Iverson (venía de ganarle 5/2 en la poule), pero no le pudo encontrar la vuelta y se despidió del certamen con un 15/8 abajo. De esta forma culminó en el puesto 18.

Ya el viernes fue turno para Athina González Ciavarella, que estuvo encendida y metió récord de 5-1 en la poule, apenas cayendo con la venezolana Acurero González -a la postre medalla de bronce-.

Ingresada a la llave de eliminación como la preclasificada número 6, venció 15/12 a Escobar de Colombia en un duelo muy ajustado hasta caer en la ronda siguiente con la canadiense Liu, que la venció por 15/7.

No obstante, la nacida en Ushuaia cerró en el puesto 10 logrando así su mejor resultado en este tipo de competencias dentro del segmento juvenil, ya que había sido 8va en Cadetes (2015).

Llegados al viernes, el equipo argentino de Florete Masculino Junior encabezado por Alberto González Viaggio debía defender sendos bronces panamericanos obtenidos en Cancún 2016 y La Habana 2017.

Con una nómina integrada por Augusto Servello, Nicolás Marino y el fueguino Erik Varas, además de los suplentes Cerquetti y Del Prato, la albiceleste pasó el cuadro de 16 sin disputarla debido a su ranking y luego tuvo que medirse ante el duro combinado de Puerto Rico doblegando a su rival de turno por 45-36.

En semifinales tocó Canadá, seleccionado que lo había derrotado hace un año en La Habana con una polémica actuación de los árbitros. La revancha fue dulce, ya que Argentina llegó 36-40 abajo al último duelo con Servello (Arg) y Liu (Can) en la pedana. Pero el mejor rankeado de toda la categoría juvenil sacó pecho, anotó nueve toques a su rival que apenas pudo colocar tres y desató la locura con el 45-43 definitivo que consumaba el sueño de llegar a una final panamericana por primera vez.

Entrados en la definición, el rival era Estados Unidos -amplio dominador-, pero los argentinos no se la hicieron fácil tropezando por 45-40 y colgándose una medalla de plata histórica.

Varas: “Lo importante es seguir mejorando”
El fueguino habló en exclusiva desde Costa Rica y manifestó su alegría por la conquista obtenida: “Planteamos muy bien el combate con Canadá y gracias a que Augusto estuvo muy fino lo dimos vuelta sobre el final sacándonos la espina del año pasado. Después llegó Estados Unidos que se nos escapó en el medio, aunque lo importante es seguir mejorando año tras año. Ahora a descansar un poco y festejar”.

“Vuelvo 10 días a Ushuaia antes de viajar a París a entrenar una semana el 23 de marzo. Después de eso me traslado a Verona, la sede del Mundial Juvenil”, enfatizó para concluir Erik, que el año pasado finalizó 66º en Bulgaria.