La batalla del Mineirao

Por Fernando Madera

  “…vimos la luz al final del túnel, pero no llegamos”

                                                                                     Los mineros

Los mineros de Chile cavaron hondo en el corazón de Brasil, pero no lograron llegar al final del túnel. Los locales debieron apelar al último recurso para hacer valer su camiseta frente a la convicción trasandina, que buscó resolver una misión que parecía imposible. La Roja quiso torcer la historia y se encontró con una escuadra verdeamarelha bajo intensa presión del público y sin un líder natural. Al principio titubeó y Brasil se lo cobró caro. A los 18’, David Luiz rozó la bola en el área chica y abrió el marcador. Parecía que la ventaja se ampliaba, pero no. Chile logró mantener la diferencia mínima, que capitalizó a través de Alexis Sánchez a los 32’. La cancha empezaba a inclinarse hacia la cordillera: 1-1.

El segundo tiempo arrancó con intentos repartidos por llegar al arco rival. El tiempo pasaba y jugaba a favor de Chile, que no claudicaba y se agrandaba con el reloj. A los 9’ le anulan un gol a Hulk, que jugó increíble pero se llevó la peor parte del duelo: error en el tanto trasandino, tarjeta amarilla y penal errado en la definición. Pero para eso faltaba mucho aún… El DT Jorge Sampaoli aprovechó el momentum y en el alargue apostó al #9, Mauricio Pinilla, para hacer saltar la banca. Y casi lo logra al estrellar un pelotazo en el travesaño a 2’ del final. La historia se hacía presente, negándole el botín. Tiempo cumplido.



Todo se resolvió desde los 12 pasos. El capitán Bravo y el experimentado Julio César, los más destacados del tiempo reglamentario, se encaminaron a decidir quién se quedaba en la copa. Demasiadas cosas. Todas juntas. En un instante. Se patearon 10 penales. Fallaron 5. Alexis Sánchez y Hulk, los mejores sin guantes de cada lado, erraron, como así también Pinilla, Willian y el dasafortunado Jara, quien sufrió de cerca el gol del primer tiempo y el tiro del final. Que no entró. Brasil sigue y se enfrenta a una Colombia feliz, que llega a Fortaleza rebosante de fútbol y goles, con ganas de echar al anfitrión de su propia playa.

Dejanos tu comentario

Si tenés algún comentario para hacer postealo aqui...