EL RESUMEN DE LOS EPADE

Ya son historia los Juegos EPADE desarrollados en Tierra del Fuego por vez primera, con más de 1500 chicos de toda la Patagonia buscando el mejor resultado para la tierra que los vio nacer.

Las actividades se extendieron desde el martes, con el acto inaugural en el norte de la isla, hasta el domingo, cuando se puso punto final con la ceremonia de clausura en Ushuaia.

Fueron siete las disciplinas que estuvieron en pugna con las clásicas de Atletismo, Basquet, Ciclismo, Futbol, Judo, Natación y Voley; sumando a la Natación y el Atletismo No Convencional.



Sin lugar a dudas el crecimiento quedó de manifiesto, sacando 7 puntos más en la general -de 24 a 31- que la edición pasada desarrollada en Santa Cruz, con actuación sobresalientes e históricas como la del Basquet Femenino (4º) y la Natación, que por primera vez aportó una inusitada cantidad de 17 medallas entre ambas ramas.



Asimismo, la Natación No Convencional Masculina consiguió adueñarse de la primera plaza de la general sobre Rio Negro, en una disputa que tiene antecedentes porque en 2015 quedó en manos de los fueguinos y en 2016 de los rionegrinos. Sin embargo, cimentados en el poderío del paralímpico Nicolás Lima, los comandados por Muhoberac enarbolaron la bandera provincial en lo más alto.



Otra de las disciplinas que ratificó su excelente momento y un futuro prometedor fue el Judo, sumando preseas en cada una de las jornadas y finalizando como escolta en la general de la rama masculina.



Por último cabe destacar las medallas alcanzadas en Atletismo, con un oro inédito en Hexatlón gracias a la actuación de Samuel Leguizamón. En tanto, Martina Alonso también se trepó a lo más alto, pero de los 100m con Vallas.



Picatto le hizo honor a Phelps

El joven riograndense que había quebrado todos los esquemas en los Evita 2016 se sacó la mufa en los EPADE y acumuló ocho podios en igual cantidad de competencias individuales disputadas, con 4 oros, 1 plata y 3 bronces. Sin dudas fue lo más destacado de estos Juegos e invita a soñar como una aparición insospechada para la natación fueguina.