BARRACAS CENTRAL, PRIMER SUPERCAMPEÓN

Por Chino Murray (Especial para MZL)

Con un gol de Angel Claudino a 6 segundos del cierre del partido, Barracas Central se lo empató a Kimberley en la final de la Supercopa y luego se impuso en los penales. Reviví lo mejor de esta primera edición histórica.

Después de la espera volvió el futsal organizado por AFA en Buenos Aires con la disputa de la Supercopa, este certamen que promete ser apasionante con los campeones de todas las categorías, el Nacional de Clubes y quien se imponga en la fase regular de la Liga de Honor.

Sin el equipo de los Vaporaki: Boca, que se bajó del desempate con Newell´s para entrar a semifinales, todo quedaba circunscripto a lo que pudiera ocurrir con Barracas Central (Fase Regular), River (Copa Argentina), Kimberley (Liga de Honor), SECLA (Ascenso) y Newell´s (Nacional de Clubes), quienes se medían mano a mano en un formato eliminatorio clásico, con penales en caso de igualdad.

La sede fue el espléndido Estadio Multideportivo de Ferro, en Caballito, la misma que albergó los playoffs de la Liga de Honor 2016 obtenida por Kimberley.

Pero en lo que respecta al certamen, primero el Camionero venció 5-1 a SECLA -dejó en el camino a Asturiano en la preclasificación- para llegar a la instancia de semis donde se tuvo que ver las caras con River, en un dramático juego que finalizó en tablas 7-7 y obligó a dirimir el boleto desde la pena máxima. Allí, los de camiseta negra y roja estuvieron más finos.



Por su parte, Kimberley se midió con un Newell´s que llegaba de dejar en el camino por 4-1 a Jorge Newbery en 4tos, pero que poco pudo hacer ante la solvencia de los comandados en cancha por Santiago Basile. El 6-0 no deja espacio a la duda.



Sin embargo, en la final no iba a ser sencillo el camino para el celeste, porque Barracas terminaría llevándose el título a casa. Nacho Salgués abrió el marcador para Kimberley cuando se iba la etapa inicial a la salida de un tiro libre.

En el complemento la voracidad del Camionero impuso condiciones, pero el palo y Farach les decían que no. Tavella (BC) se fue expulsado y Kimberley no supo valerse del hombre de más para estirar diferencias.

Cuando todo indicaba que Kimberley sería el campeón, a 6 segundos del pitazo final apareció Claudino, estampando la igualdad y llevando todo a la definición por penales.

Santiago Basile, campeón del mundo, falló el primero y luego todos convirtieron. Así las cosas, Barracas se convirtió en el primer campeón de la Supercopa de Futsal.