VUELTA DE PÁGINA

Por Cristian González (Exclusivo para MZL) 

Argentina cayó ante Polonia (22-24) en un partido que parecía dominado tras 45 minutos de juego y 5 goles de ventaja, pero el ataque volvió a mostrar falencias y la defensa se resquebrajó tras un muy buen comienzo en el segundo tiempo. Chile se llevó el 21º puesto y se despidió con más victorias (3) que Argentina y Brasil (2 c/u). 

Los Gladidadores cerraron un Mundial que no será de los más recordados, más allá del cierre de un ciclo. Tras una primera fase donde el equipo argentino estuvo irreconocible, con una defensa vulnerable, pero que estaba en el promedio; el ataque fue de lo más bajo que se le vio en los últimos años.

Salvo la constancia de Federico Fernández en el wing izquierdo, algunos contraataques y la buena efectividad desde los 7 metros; pasajes interesantes desde Qatar hasta el final de Federico Vieyra y tintes de Pablo Simonet; Argentina presentó fallas constantes en el ataque posicional y en las jugadas sistémicas que denotaron en un equipo de bajísima efectividad, cerrando la etapa de grupos con la menor cantidad de goles convertidos.

Haciendo una comparación con la fase de grupos de Qatar 2015, Argentina pasó de ser el 6º equipo menos goleado a estar en la mitad (14º de 24), en cuanto al ataque que no es el fuerte de los Gladiadores, bajó del 16º al último puesto. Las posiciones a veces pueden ser engañosas, pero si medimos los goles vemos que pasó de 132-123 a 108-137, bajando considerablemente el poder goleador.

En cuanto a lo que se puede rescatar de las actuaciones individuales, Matías Schulz tuvo un buen mundial a secas, y el Negro García, acompañó con menos minutos de los que se podría suponer en la previa. En el plano defensivo, nuevamente se vio un buen momento de Gonzalo Carou, aunque como hace años se busca su reemplazante. Lucas Moscariello tuvo un mundial de menor a mayor en esa faceta, con más minutos en cancha, pero con el deficit en el ataque en los mano a mano, algo que para un pivote debería ser una carta de gol casi perfecta.

Pasando a los especialistas defensivos, la defensa 5-1 o 4-2 por momentos dejó en claro que no fue la indicada, dejando huecos fáciles de detectar para el ataque. Se busca con urgencia los reemplazantes de los 3 pilares argentinos históricos (Carou, Querín y Pablo Portela). Por momentos, Adrián Portela fue el hombre para marcar adelantado, Moscariello tuvo momentos marcando en posición 3, pero la búsqueda del lateral derecho con corpulencia y marca es un punto a tener en cuenta.

Entre los extremos, se destacó como ya mencionábamos la tarea de Federico Fernández, el mejor jugador argentino en el torneo. Tuvo buenos aportes en defensa, pero la cara ofensiva lo dejó años luz de sus compañeros. Por el lado derecho, Pablo Vainstein y Federico Pizarro tuvieron muy pocas apariciones, dejando en evidencia el poco uso de ese lado del ataque argentino.

Entre los armadores del juego, pequeñas apariciones de Pablo fueron la diferencia sobre sus hermanos, que han sido marcados con rigurosidad, vehemencia e incluso imprudencia de sus rivales. No pudieron ser los comodines de la selección y tampoco llegaron a ser un aporte claro a lo largo de la fase inicial. Quien tuvo buenas apariciones fue Juan Pablo Fernández, pero a cuentagotas, sin tener los minutos en cancha que había demandado con su gran presentación ante el conjunto danés.

Llega un cambio en el handball argentino, tras los seis mejores años del deporte en nuestro país con los mejores resultados en mundiales (2 veces 12º), dos clasificaciones olímpicas, el título en Guadalajara 2011 y un tricampeonato panamericano. Ahora habrá que dar vuelta la página y los nuevos nombres empezarán a sonar. Quizás lleguen con un cuerpo técnico nuevo que le de un aire fresco que eleve el rendimiento del equipo, que en los últimos 12 meses se alejó de su potencial. Seguramente será a través de nuevos jugadores que le darán hambre de gloria y una nueva marca a Los Gladiadores. Lo que sí esperamos, es que este equipo nos siga haciendo soñar, como lo viene haciendo desde aquella victoria en 2003 ante Croacia o aquel 2011 inolvidable... Seguramente, algo mejor vendrá.

Las mejores jugadas del partido

El resto de la jornada
Además del partido argentino, hubo otros tres compromisos que cerraron la Copa Presidente. Por el puesto 19º, Túnez goleó a Arabia Saudita por 39-30; mientras que por el 23º lugar, Bahréin derrotó a Angola por 32-26. En el otro compromiso, Chile cerró un gran mundial con su 21º puesto, pero con un balance de 3 victorias y 5 derrotas, y estuvo muy cerca de clasificarse a Octavos de Final.

Los highlights del día 13

 

Resultados: Día 13
COPA PRESIDENTE
17º PUESTO
ARGENTINA 22 - 24 POLONIA

19º PUESTO
ARABIA SAUDITA 30 - 39 TUNEZ

21º PUESTO
CHILE 35 - 29 JAPÓN

23º PUESTO
BAHRÉIN 32 - 26 ANGOLA

Cronograma: Día 14
CUARTOS DE FINAL
13.00 HUNGRÍA - NORUEGA
15.00 FRANCIA - SUECIA
16.45 ESLOVENIA - QATAR
16.45 CROACIA - ESPAÑA

Dejanos tu comentario

Si tenés algún comentario para hacer postealo aqui...