Caída dolorosa

FUENTE
Hockey Mobile

El local le ganó 4 a 0 y dejó a Argentina fuera de la final del Mundial de La Haya. Al igual que en los últimos tres choques las naranjas se quedaron con el clásico del hockey femenino y ahora definirán el título con Australia. Las chicas argentinas tendrán la chance de subirse al podio y para eso volverán a jugar con Estados Unidos.

Hay veces que factores extra deportivos inciden y definen un partido. En este caso entre Holanda y Las Leonas, la confianza fue la primera de muchas diferencias que se apreciaron a lo largo del encuentro. El local, envalentonado por su público, salió desde el principio a ganar el partido, a pasar por arriba a su rival, y Las Leonas, en vez de ser un depredador lapidario, fue una presa fácil. El último campeón de la World League y de los Juegos Olímpicos demostró que quiere otra vez colgarse la medalla dorada y con un 4 a 0 se metió en la pelea por el título Mundial y define con Australia.

De principio a fin al equipo argentino se lo notó incómodo  e impreciso. Los primeros 10 minutos fueron un monólogo de las naranjas que supieron aprovechar el nerviosismo argentino que las hacía ir a quitar de cabeza, para dejarlas mal paradas en defensa y siempre atacar con superioridad numérica. El primer gol de las anfitrionas se veía venir y llegó de la mano de Xan de Waard que de revés hizo sonar la tabla.

Jugando en un altísimo nivel, Maartje Paumen se destacó en la mitad de la cancha y además en su primer intento desde el fijo facturó el segundo gol de las dirigidas por Max Caldas. Argentina no tuvo reacción y volvió a sufrir un duro golpe en 22 minutos cuando Daniela Sruoga se equivocó en una salida, y de la recuperación holandesa llegó el tanto de la goleadora Kim Lammers.

En una pierna, Luciana Aymar decidió salir a la cancha poniendo el corazón por sobre el dolor y las consecuencias que le podría traer jugar sin haberse recuperado de una distención en su isquiotibial. Pero la capitana poco pudo hacer en un equipo que volvió a mostrarse desconectado y tuvo pocas situaciones para descontar: Un desvío de Rebecchi y un intento de push de Delfina Merino en el primer tiempo y tres chances desde  el corto en el segundo.

El dominio holandés prosiguió en la segunda mitad, pese a que Argentina se adelantó en el campo, y la sensación de que el partido estaba liquidado fue constante. Para que el estadio entero se levante, a menos de un minuto, Lammers decoró el resultado para el 4 a 0 final. Holanda demostró que lo hecho a lo largo del certamen no es fortuito. Seis partidos ganados, 21 goles a favor y tan sólo uno en contra para ser el máximo candidato a quedarse con el título que hasta ahora le pertenecía a Las Leonas.

Como en la World League de Tucuman, Australia y Holanda jugarán la final mientras que Argentina deberá dejar atrás el mal trago de la semifinal y se medirá con Estados Unidos para lograr subirse al podio.

Dejanos tu comentario

Si tenés algún comentario para hacer postealo aqui...