LA PELEA DE SU VIDA

Por Osvaldo Príncipi (Gentileza de Canchallena)

Jesús Cuellar, campeón pluma de la AMB, se medirá mañana en Los Ángeles cara a cara con el ex-tricampeón CMB mexicano Abner Mares, después de un par de suspensiones que tuvo la pelea. Espectáculo asegurado.

Todo campeón del mundo deberá respetar, permanentemente, viejas reglas y códigos del ring para ser tenido en cuenta y reconocido como un boxeador creíble y admirado.

Estos valores se acopian en la realidad del bonaerense Jesús Cuellar , campeón pluma (AMB), quien mañana afrontará el combate más importante de su carrera ante el ex tricampeón mexicano Abner Mares, en el estadio U.S.C Galen, de Los Ángeles.

Cuellar protagonizará su pelea cumbre: "La pelea de su vida", menester para transformar su buena campaña internacional en la coraza de una figura simple pero rendidora. Eficaz y positiva.

Tales proyecciones son las exigencias, frías y determinantes, que el mercado norteamericano le exige a quien ostenta desde hace tres años el cetro de los 57,100 kg., con 6 victorias en Estados Unidos. Sin embargo, los mejores nombres de su récord (el armenio Vic Darchynyan y el puertorriqueño Juan Manuel López) no alcanzan -todavía- para eyectarlo como un pugilista de primer nivel.

El duelo entre Cuellar-Mares soportó casi un año de postergaciones. Y ello fortaleció el espíritu del argentino en una situación que invitaba a la desmotivación y la desesperanza. Siguió concentrado en el Wild Card Gym, de Los Ángeles; trabajó duro durante 7 meses y contrató a Freddie Roach -el mejor entrenador del momento- como su nuevo director técnico. Paradójicamente, Robert García, su ex preparador, dirigirá a su desafiante. Mares intentó desconcertarlo con una verborragia que Cuellar ignoró.

La primera fecha que tuvo este match fue el 12 de marzo pasado en Uncasville. Se reprogramó, luego, para el 25 de junio último, en Brooklyn. Allí surgieron ciertas anormalidades médicas en la visión del mexicano que fueron decisivas para la desaprobación del cotejo por parte de la Comisión Atlética de Nueva York. Y esto determinó su traslado hacia California, donde no hubo mayores objeciones.

Cuellar creció en el barrio bravo de Santa Paula, en José C. Paz. Es hijo y hermano de boxeadores. A los 30 años mejoró su técnica de ataque y su golpe zurdo. Convivió bastante tiempo con el filipino Manny Pacquiao y eso lo fortaleció en todos los aspectos. A los 30 años y con 28 victorias (21 KO) y un revés, juega una carta decisiva ante un oponente como Mares, de un historial superior al suyo, con oponentes rutilantes como Anselmo Moreno, Josep Agbeko y Leo Santa Cruz. Ligado a las pujas mundialistas desde 2011 en pesos gallo, supergallo y pluma. Con 29 éxitos (15 KO), 2 derrotas y un empate, jamás recobró sus bríos desde que Johnny Gonzalez lo noqueó, dramáticamente, en 2013.

Más que una pelea esperada e interesante será un acontecimiento gravitante para el balance final del boxeo nacional de 2016. La reciente consagración del bonaerense Brian Castaño como campeón mediano jr. (AMB) -interino- le suma representatividad a la condición de Cuellar, que en caso de consolidar este objetivo modificará en modo favorable la tendencia desvaída que esta actividad reflejaba meses atrás.

Un gran encuentro de boxeo despierta expectativas y cargas adicionales como éstas, cuando hay en juego sobre el cuadrilátero algo más que un buen resultado.

La cita: Sábado 10 de Diciembre a las 23.30 por Space.

Dejanos tu comentario

Si tenés algún comentario para hacer postealo aqui...