Aprovechó la maldición

Una nueva oportunidad se puso en disputa esta tarde en la final de la UEFA Europa League, segunda máxima competencia del viejo continente. El Benfica, con los argentinos Garay y Gaitán como titulares, igualó 0-0 en los noventa reglamentarios con el Sevilla en Turín a pesar de contar con varias chances claras de gol, y terminó perdiendo en los penales con los españoles. La maldición de Guttman más viva que nunca.

Sevilla aspiraba a levantar su tercer título luego de los conseguidos en 2006 y 2007 mientras que el campeón luso intentaba echar por tierra el maleficio de Bella Guttman, que al irse del club aseveró que "no volverían a ser campeones europeos".

Tras caer en cinco finales de Champions y con ésta, en tres de Europa League (dos consecutivas en la 12/13 y 13/14), el Benfica deberá esperar para sacarle la mufa. Tristeza para Garay y Nico Gaitán, que hicieron un buen partido a pesar del sub-campeonato.

La tanda de penales la inició el brasileño Lima, anotando para los portugueses. Acto seguido igualó el colombiano Bacca y Beto le atajó el disparo a 'Tacuara' Cardozo. Puso el 2-1 Mbia, empató Luisao y luego Coke Andújar colocó el 3-1, hasta que llegó el turno de Rodrigo Amorim que ejecutó anunciado y dejó match point a los representantes de La Liga.

Kevin Gameiro tenía la responsabilidad y ejecutó fuerte cruzado, para desatar el delirio de los fanáticos que se habían trasladado hasta suelo tano. Para el Benfica sólo desilución tras haber hecho una campaña más que destacada, eliminando en semifinales al campeón italiano.

Con este tercer título Sevilla iguala el récord de quién más coronas ostenta, compartiendo la cima con Juventus, Liverpool e Inter de Milán (3).

¿No viste los penales?

Dejanos tu comentario

Si tenés algún comentario para hacer postealo aqui...