Cortó la racha

El piloto nacido de Río Grande, Pablo Merayo, quería empezar a dar vuelta la mala fortuna que lo acechaba desde la temporada pasada y lo consiguió en un circuito donde había tenido buenas sensaciones. En San Luis, el piloto de Tierra del Fuego fue séptimo y ya se coloca 14to en la Clase 3 del Turismo Nacional.

En la cita inaugural de La Plata había quedado demostrado que el Mitsubishi Lancer estaba en condiciones de pelear la punta, sin embargo, algunos roces innecesarios habían trabado la chance de sumar fuerte.

Por eso las miradas estaban puestas en el “Rosendo Hernández”, un trazado en el que había demostrado el año pasado que era de punta. “La verdad que el año pasado nos dejó afuera una goma en la sexta vuelta pero ya había andado muy bien en el circuito, por lo que las probabilidades de repetir esa actuación eran altas. Se trabajó todo el viernes en el motor para dejarlo en óptimas condiciones y nos dieron permiso en la técnica para llegar un poco más tarde, luego el sábado lo arrancamos bien con algunos problemitas en el primer entrenamiento pero en el siguiente quedamos punteros y segundos en la general”, comenzó diciendo en contacto con nosotros.

A lo que añadió: “Fue una lástima lo que nos pasó en la clasificación, donde erramos en las gomas y por eso nos fuimos hasta el puesto 13, sino las cosas podrían haber sido diferentes”.

Ya entrado el domingo, el cronograma de la divisional mayor indicaba la disputa de las series y posteriormente la final, donde el riograndense buscaría cosechar valiosas unidades para el campeonato: “Traté de no meterme en roces pero el toque de la serie hizo que los punteros se me alejaran demasiado. Podría haber arrimado un poquito más, pero ya está. Lo importante es que en la final, si bien anduve enredado las primeras vueltas y tuve un pequeño toque con Flamarique que me hizo desgastar el auto sin necesidad, nos trajimos un lindo resultado con buenos puntos y además Eluchans cosechó un cuarto lugar por lo que en el equipo estamos todos muy contentos”.

Por último hizo un análisis de cómo quedó todo de cara a la próxima cita, a desarrollarse los primeros días de Abril, en Neuquén: “El auto está en óptimas condiciones porque tengo que cambiar sólo un paragolpe delantero. No tuvimos ningún roce ni nada en ambos autos y eso es fantástico teniendo en cuenta que sólo en dos semanas volvemos a viajar. Nos da espacio para trabajar más tranquilos aunque no hay tiempo para probar los discos de frenos AP ingleses y pastillas que nos llegaron para mejorar un poco la performance, sobre todo en los frenajes. Repasaremos las unidades y volveremos a armar todo, sólo queda esperar a Neuquén, un circuito que no conozco y donde hay muchos pilotos que ya corrieron. La idea será aprovechar los entrenamientos para girar e ir bajando los tiempos a medida que sumemos rodaje”.

Dejanos tu comentario

Si tenés algún comentario para hacer postealo aqui...