CHILE CAMPEÓN

 

Por Ignacio Castro Quartino (Corresponsal MZL en Buenos Aires)

Argentina perdió 4-1 por penales frente a Chile, anfitrión, luego de empatar 0-0 en los 90 minutos correspondiente y en los 30 del suplementario. La Roja fue ínfimamente superior al conjunto de Gerardo Martino y obtuvo su primera Copa América luego de cuatro oportunidades fallidas a lo largo de su historia, mientras que la Argentina no consigue un título desde la Copa América de 1993.

Demostraron ser los mejores del torneo y por eso mismo llegaron al partido decisivo que se jugó hoy a partir de las cinco de la tarde en el Estadio Nacional de Chile con el arbitraje del colombiano Wilmar Roldán. Los locales obtuvieron el primer puesto del grupo A que compartieron junto a Bolivia, Ecuador y México para posteriormente eliminar a Uruguay y a Perú en cuartos de final y semifinales. Por su parte, los argentinos fueron primeros en el grupo B que disputaron con Jamaica, Paraguay y Uruguay y sortearon a Colombia por penales en cuartos y a Paraguay en semifinales.

El primer tiempo comenzó muy parejo con ambas selecciones presionando a sus rivales, aunque de forma diferente ya que Chile lo hizo sobre la salida argenta, mientras que Argentina sobre los posibles receptores chilenos. Tanto Alexis Sánchez como Agüero pudieron abrir el marcador pero la mala puntería del primero y una gran respuesta del arquero Bravo lo impidieron. En esos primeros minutos, los trasandinos demostraron sentirse más cómodo en el campo de juego y buscaron lastimar jugando a las espaldas de los laterales argentinos.


Los mejores momentos de la final de la Copa América 2015 entre Argentina y Chile.

Lastimosamente para los albicelestes, Di María tuvo que ser remplazado por Ezequiel Lavezzi cuando promediaba la primera mitad. Sin dudas, las pocas veces que Pastore (salió por Banega) y Messi sintonizaron, obtuvieron las mejores oportunidades de gol, preocupando en demasía a sus adversarios. No obstante, por primera vez en el torneo, a los argentinos le robaron la pelota y el equipo del Tata Martino debió adaptarse a las circunstancias que el rival impuso.

El encuentro se deslució en el segundo tiempo porque por el lado de la Roja, Valdivia desapareció y fue remplazado por el nacido en la provincia argentina de Mendoza, Matías Fernández. Chile manejó los hilos del encuentro pero no logró cierta superioridad frente al rival de turno que mermó no sólo en la intensidad, sino que en su plan futbolístico por el deslucimiento tanto de Messi como de Pastore, la soledad de Agüero en ataque y el aporte nulo de Lavezzi. A pesar de estos hechos, en la última jugada del encuentro, Higuain (ingresó por el Kun) no pudo convertir lo que pudo ser la victoria y coronación argenta.

Para el tiempo suplementario la selección nacional demostró estar más desgastada físicamente a tal punto que Mascherano aguantó el segundo tiempo de 15 minutos como pudo y Lavezzi debió hacer un esfuerzo enorme para mantenerse en cancha. Decididamente Argentina apostó a una jugada messiana o una contra bien hilvanada. A Chile, sin inquietar el arco de Sergio Romero, le alcanzó para dejar la sensación de haber estado más cerca de la victoria, pero ninguno de los dos pudo sacarse ventaja.

En los penales, la efectividad estuvo del lado chileno: Fernández, Vidal, Aránguiz y Alexis Sánchez (picó su penal) le dieron la victoria por 4-1 y la obtención de su primera Copa América, luego de obtener el segundo puesto en las ediciones de 1955, 1956, 1979 y 1987. Messi convirtió el primer penal, pero Higuain marró el suyo enviándolo encima del travesaño y a Éber Banega, Claudo Bravo le detuvo su disparo desde los 12 pasos.


La Roja no perdonó en la definición por penales y se consagró por primera vez en su historia.

Sin dudas, Chile fue un justo ganador e hizo las cosas mejor que la Argentina a lo largo de la jornada, generando la ventaja en la definición por penales. Tristemente, esta generación de jugadores argentinos continúa sin conseguir un título (acaso las medallas doradas de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008 son un oasis en medio de la sequía) y estiran la malaria a una racha negativa de 22 años.

Lo positivo es que estamos frente a un nuevo ciclo en el cual Gerardo Martino disputó su primera competencia oficial a pesar de que recientemente comenzó a disponer de trabajo y tiempo real con la selección, consiguiendo nada más ni nada menos que un segundo puesto (el calendario apremia y son muy pocas las oportunidades que el DT tiene para trabajar con todos los jugadores y la Copa América no es la excepción). A la idea, la forma, la filosofía de juego, como usted quiera denominarlas, Tata Martino no la negocia y, para este humilde redactor, eso es saludable. Debemos comprender que esto es un proceso cuyo objetivo es el Mundial de Rusia 2018 y que perder no es malo, más cuando se obtuvieron en menos de un año dos segundos puestos dentro de una malaria de más de dos décadas sin títulos. 


Argentina consiguió su último título al derrotar 2-1 a México en la Copa de 1993.

PARA VER TODAS LAS ESTADISTICAS DE LA COPA AMÉRICA CLICK AQUI

Dejanos tu comentario

Si tenés algún comentario para hacer postealo aqui...