HABEMUS CAMPEONES

(Por El Sureño)

El domingo llegó a su fin una nueva temporada del Karting en la capital provincial con la consagraciones de Emilio Pavlov (Sudam Seniors), Gustavo D’Angelo (Cajeros 4T) y Santiago Llancapani (Stihl) teniendo en cuenta que Valentino Berti (Sudam Juniors) lo había hecho de manera anticipada. Otro año en franco crecimiento para el Provincial.

Con la lluvia de testigo, el fin de semana la APKU 2000 recibió la última fecha del calendario provincial de Karting en Ushuaia, en busca de consagrar a sus campeones restantes, dado que Valentino Berti lo había logrado de forma anticipada en la Sudam Juniors.

Teniendo el aliciente de ser puntaje y medio, además de correr sin brida para explotar al máximo el potencial de las unidades, la batalla en la Sudam Seniors estaba entre Emilio Pavlov e Ignacio Ateiro, separados por nueve unidades, pero a los dos les costó encontrar el ritmo.

Ayrton Pavlov era quien se adjudicaba la pole position y repetía en la serie inicial, donde Emilio lograba ampliar la ventaja en las posiciones con respecto a Ateiro. Tomás Álvarez salió a la escena en la segunda batería logrando la victoria, dejando abierto el panorama para la gran definición.

Pero desde el arranque nomás Ayrton Pavlov tomó la punta y Emilio, siempre experimentado y con mucho oficio, aprovechó el trámite de la carrera para ponerse como escolta manteniendo esa ubicación hasta la bandera a cuadros, lo que le daba el bicampeonato.

El otro segmento que estaba abierto era el de los Cajeros 4T, si bien la diferencia a favor de Gustavo D’Angelo era superior a los 20 puntos. Agustín Funes hizo la pole, pero en la serie fue Bonafede -escolta en el certamen- quien tomó la punta seguido por el puntero, que era consciente de que manteniendo ese puesto era campeón.

Como es costumbre, la grilla invertida le dio otro toque a la segunda serie, con Guido Baschera partiendo adelante para cuidar ese lugar hasta la bandera a cuadros, con D’Angelo por delante de Bonafede para acercarse al título.

La definición planteaba un panorama claro con D’Angelo encaminado a la corona y Bonafede apelando al milagro, pero Gustavo estaba en su día y desde la tercera vuelta superó a su rival para irse derechito a la victoria, un éxito que significaba su bautismo como monarca de la categoría. Bonafede y Ojeda completaron el podio.

Por último, en la Stihl, estaba todo dado para que Santiago Llancapani se coronase salvo una gran remontada de Joaquín Rivas, pero el rival claro fue Juan Cruz Rodríguez.

A pesar de que el heredero de Matías logró la pole y la serie inicial, de a poco Llancapani fue encontrando el rendimiento y no sólo le arrebató la segunda batería sino que le ganó la final, con lo cual se adueñaba del campeonato.

Ahora el panorama será descansar hasta el 2023, donde los motores vuelvan a encontrarnos…