LOS JUEGOS OLÍMPICOS EN JAPÓN TENDRÁN PRESENCIA FUEGUINA

Dentro de un mes se pondrá en marcha en Tokio la XXXII edición de las Olimpiadas luego de la histórica postergación obligada por la pandemia mundial del COVID-19. Tierra del Fuego dirá presente una vez más con el fueguino Ignacio Ariznabarreta, al igual que en Rio 2016, como Director de Operaciones de Boxeo. “Nunca tuve en la cabeza llegar a un Juego Olímpico. Es algo espectacular”, cuenta.

A partir del viernes 23 de julio, en Tokio, se vivirá la gran fiesta deportiva que cada cuatro años nos hace vibrar alentando a cada representante argentino que busca colgarse una medalla en el pecho. En esta oportunidad, por la bendita pandemia del COVID-19, la espera se amplió un año más.

Pero Tierra del Fuego siempre dice presente y, en esta oportunidad, es con un representante que marca un ejemplo a seguir. Que ilumina un camino y escribe la historia de nuestra provincia. Hablamos de Ignacio Ariznabarreta.

El “Vasco”, para los amigos, viajó a estudiar ingeniería informática a Capital Federal tras finalizar la secundaria y adoptó el boxeo como hobbie. Antes de recibirse en 2015, tuvo la oportunidad de viajar a los Juegos Olímpicos de la Juventud desarrollados en Nanjing (China) como Joven Embajador y empezar a escribir un camino en pleno ascenso que no tiene techo.

“Tras recibirme en 2015 comencé a trabajar como Director de Competiciones para la Confederación Americana de Boxeo a cargo de la planificación, organización y ejecución de todas las competencias internacionales en el continente, además de asistir a las Federaciones nacionales”, recuerda.

Ese mismo año es llamado y contratado por el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Rio 2016 para oficiar de Director de Operaciones en Boxeo. “No entendía nada que se venía, hacía poco tiempo que estaba en el boxeo, nunca pensé que iba a llegar a un Juego Olímpico. Fue todo impensado. Me trasladé a Brasil para trabajar a partir de la fase final de la planificación y ejecución de la competición”, comenta desde suelo nipón.

Devuelta en Argentina, en 2017, fue solicitado por el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 para la posición de Director de Eventos de Boxeo & Taekwondo, desempeñándose como Director de Competiciones y de Estadio, de dos deportes, al mismo tiempo.

Y finalmente, en 2019, llegó el llamado del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para ejecutar la Dirección de Operaciones de Boxeo, viajando regularmente a Japón y mudándose a principios del 2020.



“Nunca mandé un curriculum. Es algo espectacular porque indudablemente uno cumple su función y muchas veces supera las expectativas. Estar a 12 horas de diferencia con tu país es vivir a contramano para las amistades, los seres queridos, los familiares. Sin dudas no hubiera venido sin la compañía de mi esposa, con la cual nos casamos para poder obtener la VISA”, explica.

Y agrega que Tokio “es una ciudad espectacular, gigante, en un día laboral se mueven 30 millones de personas. Estar solo sería un desafío muy interesante, pero tengo claro que yo no lo podría hacer”.

El fueguino está a cargo de la creación de calendarios (competición, entrenamiento, producción de TV), asistencia con tecnología y resultados, administración del equipamiento deportivo y administración del campo de juego. Además, asiste a los principales Stakeholder como la Federación Internacional, proveedores de equipamiento deportivo y Canal Olímpico de Televisión (OBS), entre otros.

“La postergación por primera vez en la historia de un Juego Olímpico es lo más raro que me tocó vivir y afrontar en esta experiencia. Para el management japonés es muy difícil el cambio, son muy disciplinados y, teniendo en cuenta que latinos y argentinos estamos acostumbrados a la incertidumbre constante, para este tipo de situaciones es un valor agregado”, ponderó.

A un mes de la máxima cita deportiva mundial, Tierra del Fuego continúa haciendo historia. Una vez más.