ORTIZ QUIERE MANDAR EN LA CAFS

(Por El Sureño)  

El presidente de Fefusa Mendoza enfrentará a Pedro Bonettini en las elecciones de la Confederación Argentina. “No reniego de que todos tengan participación, pero sí es irregular que puedan hacer uso de su derecho cuando no están ordenados”, se quejó. Héctor Ortiz, presidente de Fefusa y vice de la Confederación, candidato a reemplazar al “Grondona” del Futsal nacional. 
 
Tiene una tranquilidad absoluta. Las ideas le brotan cuando comienza a hablar de sus planes para la reconstrucción de la Confederación Argentina de Futsal y un entusiasmo que entusiasma.
 
Estamos hablando de Héctor Ortiz, el presidente de la Fefusa Mendoza, quien es el candidato a tratar de acabar con la monarquía que ha impuesto a nivel nacional Pedro Bonettini quien hace más de 25 años que está al frente de la CAFS.
 
“Estamos en la recta final. El 24 y 25 de abril (finalmente fue aplazada la elección por cuatro semanas debido a la pandemia) en Posadas habrá dos asambleas, una ordinaria y una extraordinaria. Una asamblea irregular, mal llamada, con temas que se deben tratar en la ordinaria puesta en la extraordinaria. Todo irregular, como se viene manejando la Confederación Argentina. Ellos tienen la personería jurídica en Corrientes, pero en el 2016 pidieron un cambio a Misiones, un trámite que nunca se terminó y uno entiende por qué fue eso, porque en Misiones se hacía el Mundial en 2019 y necesitaban tener más libertades para bajar los subsidios que el gobierno le iba a dar para ese torneo”, cuenta en el inicio de la charla mostrando algunas de las cosas poco claras que se han venido haciendo en esta administración que muchos comparan con Grondona al frente de la AFA.
 
Esta situación de los papeles hace que nadie sepa dónde se va a presentar el resultado de la asamblea una vez que se realice la votación. Otra cosa que hace ruido es la aprobación de un protocolo en el que se permitirá votar a todas las federaciones sin importar su situación regular.
 
“No importa si tienen los papeles al día o cuentan con deudas con la Confederación. Todos han sido habilitados para tener su voto. Si alguna vez tuvieron personería jurídica, no importa si nunca presentaron un balance, pueden votar. Solo tienen que mandar una foto de la personería jurídica y pagando el derecho federativo 2021, estarán habilitados. Así, las federaciones chicas tienen un voto igual que Mendoza, Metropolitana o Santa Cruz que tenemos más del cincuenta por ciento de los afiliados a la Confederación. No reniego de que todos tengan participación, pero sí es irregular que puedan hacer uso de su derecho cuando no están ordenados. Llamativamente los que estamos en nuestra lista, tenemos todo al día”, sigue en su casi monólogo a la vez que se va acordando de todo lo que tienen para justificar su deseo de cambiar la situación.
 
“Junto a un equipo de trabajo muy federal, en el que están representadas las federaciones más grandes del país, saben que no es una tarea sencilla, pero también entienden que alguna vez había que intentar este cambio. La pregunta del millón es por qué Bonettini quiere perpetuarse en el sillón. Dice que tiene mucho para hacer todavía”, cuenta Ortiz en la tranquilidad de su hogar. Lo que yo me pregunto -continúa- es si por qué lo que dice que tiene para hacer no lo hizo hasta ahora. Por ejemplo, la CAFS debe cuatro balances que no han sido aprobados y ellos dicen que sí. Tienen que presentarlos ahora para ver cómo están las finanzas, algo que es un misterio”, reflexionó.
 
Héctor Ortiz estará acompañado por José Cirigliano (Metropolitana) como vicepresidente primero, Irma Figueroa (Ushuaia) vicepresidenta segunda, Héctor Cárdenas (Santa Cruz) secretario y Rubén D’Eramo (Mendoza) tesorero, como los principales dirigentes. Además habrá gente de Mendoza, Mar del Plata, Tierra del Fuego, Entre Ríos, Santa Cruz, Chubut y Buenos Aires dentro de la Comisión Directiva en un proyecto que busca ser federal e inclusivo.
 
La lista lleva por nombre “Un Nuevo Rumbo”.
 
“Somos todos presidentes de nuestras respectivas federaciones, lo que demuestra que tenemos experiencia en la gestión. Toda gente que quiere el crecimiento del futsal y tiene ideas importantes para que esto pase”, remarca Ortiz quien lleva diez años al frente de Ferias, periodo en el que Mendoza se convirtió en la capital del futsal nacional.
 
La provincia tiene hoy 7.000 jugadores afiliados, más de cincuenta instituciones que juegan en sus torneos y es campeón argentino de los cuatro torneos que se juegan año a año (masculino y femenino de mayores, juveniles masculinos y cadetes masculinos).
 
Las delegaciones viajan con todos los gastos pagos, se les da la ropa y se alojan en hoteles de primer nivel. Algo que no se en la Confederación y que fue motivo de reclamos de los jugadores campeones del mundo en 2019. Detalles que parecen mínimos, pero que marcan diferentes maneras de gestionar.
 
“No buscamos ser profesionales y vivir de las regalías de la Confederación. Buscamos crecer en formación, que nuestros técnicos tengan una habilitación extendida por la Confederación, donde se puedan formar dentro de la casa madre de nuestro deporte, ampliándolo a árbitros, dirigentes y jugadores. Nuestro único objetivo es lograr una mejor confederación. Que no reclame devolución de favores, si nos extiende una ayuda económica, jurídica o legal. Que podamos recurrir a ella sabiendo que es la que protege a todos. Porque esa es parte de su misión. La confederación es la suma de las Federaciones y las Asociaciones Provinciales. Su economía gira en torno a los jugadores que, con su derecho federativo, aportan al mantenimiento de la confederación. No solo es la figura del presidente. Sin los actores mencionados la Confederación no tendría sentido de existir ni como mantener su figura”, dice la plataforma de la lista dejando varios temas para analizar.
 
Además de las federaciones, son muchos los clubes y los jugadores que han mostrado su apoyo a esta propuesta. Eso deja en evidencia que es hora de un refresh.
 
Ortiz es hoy vicepresidente de la Confederación y muchos se preguntan por qué no ha cambiado las cosas desde adentro. El se encarga de aclararlo. “En el 2016 Bonettini nos invitó a sumarnos y con eso nos tuvo callados, porque el Estatuto es claro. No te permite actuar. Fue una jugada de Don Pedro, que no entiendo por qué no aprovecha la oportunidad de presentarse como candidato de la Asociación Mundial de Futsal, un puesto para el que tiene el perfil y contaría con el apoyo del país”.
 
Las cartas están sobre la mesa. Ahora solo falta esperar que la pandemia permita llegar a Misiones para una jornada que será histórica para el futsal nacional y para la dirigencia mendocina en particular. ¿Será el final de la dinastía?