¡VUELVEN LAS CARRERAS DE CABALLOS!

(Por La Nación)  

Después de 103 días, un hipódromo argentino vuelve a celebrar carreras. Ocurrirá este domingo, y el que marca el camino es Río Cuarto, con un programa de trece cotejos, desde las 10.30.

Habrá tres pruebas concertadas y las otras 10 serán no computables, incluidos el Handicap Alberto Cecchini - In Memoriam (1400 metros), para caballos desde los 3 años, y el Especial UTTA (1300), para productos de 2 años. El último escenario en ofrecer competencia fue La Plata, que tuvo reunión el 17 de marzo, antes de que la cuarentena por el coronavirus, que no afecta a los purasangres, obligara a detener la actividad.
 
Aprobados los protocolos y con la habilitación del CEO cordobés, la jornada se desarrollará con la presencia únicamente de caballos, profesionales (jockeys, entrenadores y peones) y empleados esenciales de la propia villa hípica de Río Cuarto. Sin espectadores allí, las apuestas serán canalizadas mediante las agencias habilitadas en algo más de 80 localidades de algunas provincias y también por medio de una aplicación del Jockey Club local. La transmisión será por el canal de YouTube del Hipódromo Jockey Club Río Cuarto.
 
Sin recursos más allá de las apuestas y los remates obligatorios de cada participante, la reapertura de Río Cuarto funciona como un regreso simbólico en una actividad que siguió trabajando durante la pandemia sin recibir ingresos y rogando por funcionar con las restricciones sanitarias como sucede en la mayor parte del planeta.
 
"Esta fecha se hace por la pasión de la gente, por la buena predisposición para el diálogo de las autoridades y por las necesidades que tenemos de correr, ya que la mayoría de los trabajadores vive de los premios de las carreras", sostienen desde el hipódromo. En principio, se estima que la acción no será todo lo buena que querrían. "Pero deseamos que sea el primer paso para dentro de poco tiempo correr con caballos de otros hipódromos, tener más recaudación y que eso nos permita hacer carreras oficiales, con todos los requisitos y controles", aseguran. Es una asignatura pendiente. "Queremos correr otra vez dentro de dos o tres semanas", sostienen. La última vez que se compitió allí fue el 1 de marzo.
 
Cada caballo llegará junto a su peón a la veterinaria para su revisión una hora y media antes de su carrera y los profesionales constatarán el ingreso por medio del chip que identifica a cada uno, el certificado sanitario y una ficha que todavía se sigue utilizando en algunos escenarios del interior para el registro de los ejemplares más viejos. Será la tercera jornada del año.
 
"El turf del interior del país se ha puesto de pie y ha sacado de la desesperanza a la hípica argentina toda", señala un comunicado de la Unión de Trabajadores del Turf y Afines (UTTA), que nuclea a los empleados del interior registrados y trabaja junto a distintos escenarios provinciales en la generación de los protocolos para obtener las habilitaciones. Lejos del AMBA, los contagios han bajado o desaparecido y por eso es más probable la apertura, aunque, por otro lado, se trabaja mucho a pulmón y con escasos recursos.
 
En simultáneo, el hipódromo de San Juan recibió la comunicación de que el turf estará entre las actividades que podrán reanudarse en esa provincia desde este lunes. Allí, en principio, todavía es necesario generar una aplicación -una de las falencias tecnológicas que afronta el turf argentino-, y deberán analizar la posibilidad de llevar a cabo la programación con ejemplares de la zona y alrededores, para concretar la transmisión vía streaming. Modernizarse será una obligación para toda la hípica nacional. Por lo pronto, en este contexto, nadie quiere dar un paso en falso.