LAS PRECAUCIONES DE FERRARI PARA LA VUELTA

(Por Campeones)  

Más allá de los protocolos que impuso la FIA y la Fórmula 1, cada equipo diseñó su propio reglamento de convivencia en Austria, donde tendrán que compartir más de dos semanas.
 
Laurent Mekies, el director deportivo de Ferrari, comentó el programa sanitario de la Scuderia. “Viajará un máximo de ochenta personas, de las cuales sólo 60 intervienen en el monoplaza. Toda la Fórmula 1 será una burbuja, iremos con certificados de aptitud de nuestros doctores y un test PCR realizado cuatro días antes de viajar, y cada cinco días todos seremos testados en el circuito otra vez; temperatura al llegar, mascarilla en todas las situaciones necesarias. Pero una vez dentro, también habrá burbujas entre los equipos, y dentro de los propios equipos con interacciones mínimas reducidas a grupos de ingenieros, mecánicos, personal… Si hay un caso positivo, se podrá asegurar que el número de contactos del individuo es el mínimo”, contó el francés.
 
“En Maranello habrá un segundo grupo de relevo, en caso de que haya un contagio en Spielberg".

En cuanto a la logística, Mekies aseguró: “Iremos del aeropuerto al hotel, del hotel al circuito y viceversa. Intentamos que en esos entornos tengamos acceso a todas las comidas. Además, se designará a un representante 'COVID-19', según indica la FIA, ya que esta clase de protocolos involucra a departamentos de operaciones de carrera, legal, médico, desarrollo. Aparte de quienes viajen, en Maranello habrá un segundo grupo de relevo, en caso de que haya un contagio en Spielberg. No irán a Austria, pero pasarán las pruebas de COVID-19 igual que quienes sí van y estarán listos para viajar”.