LOS JAGUARES BUSCAN AYUDAR A LA UAR

(Por La Nación)  

El desmembramiento de Jaguares dejó a un grupo grande de jugadores marcados con el rótulo de apetecibles para el mercado europeo. Ninguno tanto como Guido Petti Pagadizábal. Por eso, no extraña que el segunda línea haya sido el primero en armar las valijas. Ayer fue oficializado su pase a Bordeaux Bègles y mañana mismo partirá hacia Francia.
 
"Estoy muy contento con la elección. Es un club ambicioso, con tremendo equipo, en una linda ciudad, con un buen proyecto deportivo", expresa Petti Pagadizábal para LA NACION mientras arma las valijas. "Competitivamente me venía muy bien. Hablé con Mario Ledesma y con Juan Fernández Lobbe y me dijeron que era buena opción; conocen el entrenador. Siempre pensando en estar en el mejor nivel posible con el objetivo final de jugar en los Pumas ".
 
Ante la incertidumbre por la continuidad de Jaguares en 2021 por la parálisis mundial, la UAR les dio a los consagrados libertad para buscar club en el exterior. Los rumores arrecian, y el primero en sellar su vínculo fue Petti Pagadizábal, que va a un equipo de primera línea. Bordeaux era el líder del Top 14 francés cuando la temporada quedó trunca por la pandemia. El conjunto, en el que juega el argentino Santiago Cordero, es dirigido por Cristophe Urios, que sacó campeón al Castres de Benjamín Urdapilleta. A sus 25 años, el segunda línea surgido del SIC es el rugbier que más presencias acumula en la historia de Jaguares, con 68, y ya tiene dos mundiales sobre sus hombros. En Japón 2019 fue el mejor de los argentinos.
 
"Hace un mes estaba pensando en que terminara el coronavirus, en volver a entrenarme con el resto del equipo y en la segunda parte del año en los Pumas", continúa uno de los mejores especialistas del mundo en line-out en defensa. "Después los dirigentes me hablaron personalmente, me explicaron que era imposible sostener la estructura de Jaguares y me habilitaron a irme. También es una forma de ayudar económicamente a la UAR. Entonces empecé a analizar opciones para irme afuera".
 
¿Tenías pensado jugar en el exterior en algún momento?
Quería hacer la experiencia. Estaba pensando en que sería a partir del año que viene, cuando terminaba mi contrato con Jaguares, pero esto aceleró la movida. Necesitaba volver al ruedo. Fue una decisión apresurada y se dio todo muy rápido, pero estoy contento por cómo resultó.
 
¿Pudiste elegir entre varias alternativas?
Claramente el contexto no ayuda. Aparte, todos los equipos están bastante cerrados a esta altura, no hay muchos huecos. La situación económica está dura, la crisis les pegó a todos. Pero sí, tuve algunas opciones.
 
¿Cuánto tuviste que resignar por la crisis?
No sabría poner un porcentaje. Es una situación que todos tienen que entender. Por eso yo también le estoy haciendo un favor a la UAR. Al mismo tiempo, saben que pueden seguir contando conmigo cuando quieran. Siempre que me necesiten voy a estar disponible para el seleccionado. Estoy contento con el contrato, pero me fijo más en lo deportivo. Me cierra por todos lados: el club, el equipo, la ciudad... Fue una decisión bastante fácil.
 
¿Vas a tener total disponibilidad para jugar en los Pumas?
Sí. Es algo que traté desde el principio con el club. Sabe que mi prioridad está en los Pumas y siempre lo entendió. Eso también ayudó en mi decisión. Sé que cuando sea convocado, va a liberarme.
 
¿Es un aspecto que tienen que negociar?
Los campeonatos son largos y los clubes no quieren perder a los jugadores internacionales durante tantos partidos. Son pautas y normas que hay que acordar. Está bueno tener una charla para que quede todo claro desde el principio y generar una relación de confianza.
 
¿Cómo fue el momento en que la UAR les comunicó que tenían libertad para buscarse otro club porque no sabía qué ocurriría con Jaguares?
Cuando empezó la pandemia había mucha incertidumbre. Claramente la UAR no iba a poder seguir sosteniendo una estructura con todos los jugadores. Entonces, los dirigentes se comunicaron con los más experimentados y nos dijeron que nos liberaban para buscar otro club, para ayudar a la UAR y para estar en el mejor nivel competitivo posible. Siempre nos dijeron que Jaguares iba a seguir, pero no está clara la competencia.


 
Estuviste en Pumitas, en Pampas XV, en Jaguares... ¿Qué balance hacés de la etapa que se termina?
Fueron siete años en los que estuve en el sistema de la UAR. Me formé como persona y como jugador, y aprendí a ser profesional. Ser parte de Jaguares desde sus comienzos fue muy lindo. Logramos un sentido de pertenencia a lo largo de los años y llegamos a ser muy unidos. Me llevo muchas cosas positivas y aprendizajes.
 
¿Qué esperás ganar con esta nueva experiencia?
Siempre estuve en el mismo equipo y ahora voy solo a un país nuevo, y a manejarme con un idioma nuevo, compañeros nuevos, un staff con miradas diferentes. Es todo positivo. Es todo motivación. Es un desafío que me saca de la zona de confort. Es volver a ponerme a prueba. Es tener que fortalecerme y sacar adelante situaciones a las que no estoy acostumbrado. Claramente voy a ser ambicioso y luchar por conseguir mi lugar en Bordeaux. 
        
¿Ya empezaron a trabajar en los Pumas?
Estuve haciendo charlas con el staff. No hablamos mucho del juego, porque no se puede trabajar esa parte, pero sí de lo mental. Trabajamos con un psicólogo deportivo, que nos viene bien. Es vital para sacar lo mejor del equipo y de cada uno.
 
¿Tiene que ver con dejar atrás lo que pasó en el Mundial?
No sé si lo que pasó en el Mundial tuvo que ver con la cabeza o no, pero es un aspecto que no trabajamos tanto y está bueno instrumentarlo. En el deporte profesional hay presiones y cosas que juegan en la cabeza. Es necesario aprender a convivir con ellas.


 
A juzgar por el Mundial, si alguien no necesita trabajar la cabeza sos vos...
En el Mundial, a pesar de los resultados yo me sentí muy bien. La confianza que me transmitieron mis compañeros hizo que me sintiera cómodo en el juego y me ayudó a alcanzar mi mejor nivel.
 
¿Se plantearon objetivos para esta nueva etapa?
Empezaremos a establecerlos cuando nos juntemos. El objetivo final es el Mundial 2023. Recién empezamos este proceso y va a haber otros objetivos a corto plazo. Todos en la misma línea, con la misión de dejar a la Argentina de nuevo entre los mejores del mundo.
 
Desde que la UAR les da libertad para irse al exterior se entiende que no habrá restricciones para que los convoque. ¿Cómo puede afectar eso al funcionamiento del equipo?
Antes era lo normal. Es volver a lo que pasaba. Siempre lo mejor es que en los Pumas estén los mejores jugadores.