EL CRUDO RELATO DE PAPU GÓMEZ DESDE ITALIA

(Por Olé)  

Desde el epicentro actual de la pandemia, el jugador del Atalanta cuenta cómo lleva el aislamiento en Bérgamo junto a su familia. Y, a la distancia, les suplica a los argentinos que “se queden en casa y tomen recaudos”.
 
“No sabemos cuándo va a parar”. Alejandro Papu Gómez, capitán y figura del Atalanta que viene mostrando un nivel superlativo en la Serie A y consiguió el histórico pasaje a los cuartos de Champions League al superar al Valencia español, no se anda con vueltas. Apenas atiende a Olé, recluido en su casa de Bérgamo (una de las ciudades más afectadas de Italia por el coronavirus) junto a su mujer, Linda, y sus tres hijos Bautista (7), Constantina (5) y Milo (1), relata la realidad estremecedora que les toca vivir por la pandemia que tiene en vilo al mundo. 
 
¿Cuál es la situación en Italia? 
En una situación dramática porque hay muchísimos contagios por día. Se está respetando muchísimo la cuarentena pero igual todavía hay un poco de gente en las calles. Hubo una polémica muy grande con los runners porque salían a correr a las plazas y no es así. No voy a correr yo, que soy deportista y es mi trabajo... Pero lo que llama la atención es que a pesar de no haber casi gente en la calle, sigue habiendo unos 600 o 700 casos por día en toda Italia.
 
Encima Bérgamo es uno de los lugares más afectados...
 
Sí, los hospitales están llenos y no hay más lugar para los enfermos. El otro día vinieron los militares para llevarse los cajones con los muertos y cremarlos en otro lado porque acá ya no hay lugar en los cementerios. ¡Es tremendo! Todas las mañanas me levanto a mirar las noticias y siempre son malas.


 
¿Creés que se tomaron tarde las medidas? 
La verdad es que no sé si se manejaron bien, mal o si se tardó demasiado. Creo que al principio había mucha desinformación y que todos lo tomamos muy a la ligera. Pensamos que era una gripe más, un virus como los que hay en cualquier otro invierno, entonces seguimos haciendo vida normal. Después, cuando aparecieron las zonas rojas en todo el país y la crisis sanitaria, se tomó conciencia de lo que verdaderamente estaba pasando. Pero hasta hace 20 o 25 días no sabíamos nada. Cuando empezó a haber muertos nos empezamos a asustar y coincidió con que también comenzó a haber mayor información. 
 
¿Van a aumentar las medidas de prevención en Italia? 
Se habla de eso, ahora quieren poner a los militares porque todavía hay gente que está en las calles. Están los que salen a correr, los que van al parque a hacer abdominales, el que saca al perro y está una hora dando vueltas porque está aburrido en la casa o el que dice que va al Súper y es mentira. Acá lo que te dicen es que podés sacar al perro a la puerta, que haga lo que tenga que hacer, y volvés a entrar. Sólo se puede ir al Súper o a la Farmacia y para eso tenés que tener un formulario que bajas de Internet o te lo da la policía cuando te para, que lo tenés que completar adelante de ellos.
 
Hace casi dos semanas posteaste en Instagram pidiendo conciencia en Argentina. ¿Cómo ves la situación hoy a la distancia?
 
Me parece que las medidas del Gobierno están siendo bastante acertadas y rápidas. Era lo que pedía, que no esperen. En Argentina ya están informados de lo que pasa en Europa y tenían que hacer lo que no se hizo acá: parar el país lo antes posible para que no haya tanto contagio. Igual siempre están los... El otro día veía la Panamericana llena con gente yéndose a los countries. ¡Una locura! ¿Qué está haciendo esa gente? Acá pasó también, hay gente de plata que tiene una segunda casa en la montaña y hacían lo mismo. Está claro que en todo el mundo hay gente ignorante, que pareciera que no entiende. Como esos que se fueron a Pinamar. No toman dimensión y son egoístas, todos tenemos la responsabilidad, por nosotros pero también por los demás. 
 
¿Vos y tu mujer tienen a sus familias acá?... 
Sí, claro, mis viejos y mi hermanito viven en Avellaneda. Y a ellos les digo que tienen que cuidarse, que por favor se queden en casa y traten de salir lo menos posible, que tomen los recaudos necesarios porque seguro que allá también va a haber muchos contagiados. Mis viejos tienen más de 60 años y a esa edad es complicado.
 
¿Cuánto tiempo llevan de aislamiento con tu familia? 
Mi mujer y los nenes un mes o un poco más, desde que cerraron las escuelas. Yo Jugué en Valencia hace unos diez días y de ahí en más no salí. Por suerte hace dos años nos mudamos a una casa, tenemos un poco de verde y una terraza grande para salir un poco con los nenes cuando el día está lindo, aunque todavía hace un poco de frío porque recién está empezando la primavera. Tratamos de no salir, mi mujer fue el otro día a la farmacia y al súper pedimos online, pero está difícil eso también...
 
¿Por qué?
Porque las Web de los supermercados están colapsadas y tienen como quince días de demora. A nosotros nos llegó el pedido el otro día, compramos de todo, como para estar 15 o 20 días más pero igual estamos tratando de no comer por comer y hacer durar las cosas.
 
En tu caso tenés que entrenar, ¿pero cómo hacen para pasar el tiempo? 
Sí, tengo una bici, pesas y para hacer fuerza funcional. Ahora me van a traer del club una cinta para correr. Dentro de todo estoy bastante equipado. A la mañana me levanto tranqui, tomamos mates con mi mujer mientras miramos las noticias, y mi nene más grande tiene clases on line, así que de 8 a 13 está ahí con la compu. Los días que está lindo salimos un poco al aire libre, hacemos cosas de la casa... El otro día me puse a cortar hojas, me pongo a lijar algo. Estoy haciendo cosas que jamás en mi vida hice, je. Aprovecho ahora que tengo tiempo. Después, tipo cuatro o cinco de la tarde me pongo a entrenar. Los chicos miran la tele o alguna peli, nosotros cocinamos, jugamos a algo... Tratamos de matar el tiempo...
 
¿Los nenes entienden lo que está pasando? ¿Les explicaste? 
El más grande entiende un poco y los dos chiquito no mucho. El otro día igual me enojé porque estaban jugando en casa, corriendo, ya no saben qué hacer. Y Bauti, el mayor, se pegó un golpazo bárbaro. Se le hizo un chichón enorme en la frente y se largó a llorar como loco. Le puse hielo y cuando le bajó un poco el huevo le expliqué que no se puede lastimar, que con este tema del virus no podemos ir a un hospital. Lo cagué a pedos fuerte para que trate de entender y juegue con cuidado.


 
¿Con tus compañeros estás en contacto? 
Sí, los que están solos se quedaron en el club. Eso está bueno porque ahí comen recontra bien, tienen desayuno, almuerzo y cena, habitación para cada uno, tele, Internet, gimnasio, lugar para salir a correr. Y estamos constantemente hablando por el grupo de WhatsApp, mandamos giladas, memes... Como para entretenernos. Ahora, cuando aparece el doctor o el team manager la cortamos para estar al tanto de las comunicaciones más serias.
 
¿Hablaste con alguno de los jugadores argentinos infectados que están en Italia? 
Sí, con Paulo hablé cuando se conoció lo de Rugani, su compañero en Juventus, y estaba bien. Ahora no lo quise molestar porque lo deben estar llamando todos, pero en estos días le voy a volver a escribir. Con Germán (Pezzella) hablé cuando salió la noticia de su caso. Me dijo que estaba bien, que tuvo fiebre uno o dos días nomás, y que ahora tenía que esperar la cuarentena pero que ya no tenía síntomas. En la gente joven no es tan grave, el tema es con la gente más grande.
 
El último partido jugaron contra Valencia, que tiene varios infectados en el plantel. ¿Qué pensaste cuando empezaron a surgir los casos? 
El primero que saltó fue el de (Ezequiel) Garay, pero estaba lesionado y contra nosotros no jugó. Pero después del partido de vuelta apareció el médico, el manager, varios jugadores, entre ellos uno que había jugado de titular contra nosotros. Así que ahora estamos todos a la espera, para ver si a alguno de nosotros nos aparece algún síntoma. Por ahora nadie. Pero haber jugado esos partidos fue terrible...
 
¿Por qué? 
Porque en ese momento todavía no había muchos casos y nadie tenía mucha idea de qué hacía este virus, no sabíamos bien sobre la gravedad y el contagio, entonces no se tomó dimensión de lo que podía pasar. En la vuelta ya estaba todo podrido acá en Italia, pero España estaba como nosotros antes, fuimos a Valencia y no había controles, estaban relajados. Ahora es el segundo país de Europa con más contagios. Yo creo que la situación de Bérgamo hoy, siendo uno de los lugares más contagiados, puede tener que ver con que tiene uno de los mejores hospitales de la región de Lombardía y viene mucha gente a atenderse acá, pero también con el partido de ida que jugamos nosotros con Valencia. Acá hay 120 mil habitantes y ese día fueron 45 mil al San Ciro. Fue un partido histórico para el Atalanta, algo único, y fue una locura. Para que te des una idea, mi mujer tardó tres horas en llegar a Milán, cuando habitualmente en 40 minutos estás ahí.
 
Es raro hablar de fútbol con todo esto, pero vos y el Atalanta venían en un momento bárbaro... 
Sí, nosotros llevamos como cuatro años espectaculares, ahora tomó mas dimensión por jugar la Champions, obviamente, porque te ve todo el mundo. Pero la temporada pasada salimos tercero siendo el equipo más goleador, esta temporada ya llevamos más de 80 goles, son números de un Manchester City, Barcelona o PSG. Pero, sinceramente, en este momento me es muy difícil pensar en el fútbol porque no veo que se pueda volver a jugar en el corto plazo, no veo una solución en el futuro más próximo. Me entreno, sí, pero como para moverme. La realidad es que no sé cuando voy a volver a entrenarme con mis compañeros o a jugar un partido. Si dicen que dentro de un mes vuelve a arrancar, todavía van a haber contagiados y nosotros vamos a estar viajando en avión o en micro, yendo a hoteles. Posiblemente haya menos infectados, pero no va a parar en un mes. Pienso muy poco en lo profesional porque salvo que aparezca la cura o una vacuna, veo que viene para largo todo esto.
 
¿Cómo viste lo que pasó en el fútbol argentino, con River que se negó a presentarse? 
Creo que tuvieron mucho coraje los jugadores de River. Acá se tendría que haber parado el fútbol una semana o quince días antes y no lo hicieron. Nadie decía nada. Que un club como River, que es una potencia, haya tomado esa medida, para mí es un ejemplo. En Italia jugaron Juventus – Inter, se contagió Rugani y contagió a todos. River tomó una decisión muy valiente.