VALENTÍN GARAY Y UN 2020 DE MUCHA EXIGENCIA

El joven tenista ushuaiense Valentín Garay inició la pretemporada en la capital provincial de cara a una temporada 2020 que lo obliga a dar el salto de categoría hacia la Sub 14 después de haber cerrado el Ranking Argentino Sub 12 en el tercer escalafón.
 
Nacido el 28 de marzo de 2007 en Ushuaia, el fueguino Valentín Garay es uno de los grandes proyectos que tiene el tenis argentino y pocos hubieran apostado a conocer un deportista de tamaña magnitud surgido desde el Fin del Mundo.

Formado tenísticamente en su ciudad natal por sus padres Javier Garay y Claudia Collins, el joven tenista actualmente N° 3 del Ranking Nacional de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), inició los trabajos de pretemporada bajo las órdenes de su preparador físico Fabricio Logulo.

Sin dudas es un año crucial para el joven de 12 años que viene enhebrando una escalada tremenda en el ámbito nacional.



“Valu comenzó compitiendo en los patagónicos representando a la provincia obteniendo excelentes resultados durante 2015 y 2016, para dar el salto en 2017 con 10 años hacia el nivel nacional, logrando el título en el Buenos Aires Lawn Tennis Club como hecho más destacado esa temporada debut ante los ojos de la AAT, además de ser campeón por equipos como raqueta N° 1 de la Cuenca del Salado”, comenzó diciendo Collins.

Y agregó: “En 2018, su primer año Sub 12, empezó 360° del Ranking Nacional y terminó el año en un increíble ascenso que lo llevó al puesto 45. Estos logros no pasaron desapercibidos e incitaron al equipo de desarrollo de la AAT a convocarlo en dos oportunidades junto a los 8 mejores exponentes del tenis nacional a testeos en el CENARD”.

“Ya en 2019 todo fue soñado. Comenzó en el puesto 18 del Ranking y terminó siendo el número 3 de la Argentina, convocado por la AAT para el Sudamericano como primer suplente -a esa altura estaba 4° en el Ranking- y luego viajando a Santa Cruz de la Sierra para la Copa COSAT (Confederación Sudamericana de Tenis) donde fue titular en dobles junto a Mateo Carballo, logrando el título regional compartido con Colombia en una final suspendida por lluvia”, sostuvo.

Enfatizando para concluir que “se consagró campeón nacional tres veces en dobles y llegó a instancias decisivas en singles en varias oportunidades, además de ser candidato y lograr más de cinco títulos en dobles en el marco de los regionales bonaerenses del Circuito de Menores de la Asociación Argentina de Tenis. Fue invitado a despedir al equipo argentino de Copa Davis y estuvo en el Campus de Desarrollo organizado por la COSAT junto a los cuatro mejores de la categoría”.



El equipo de trabajo para este 2020 encabezado por la propia Collins armoniza trabajos en Ushuaia y Capital Federal. Dentro de los límites de la provincia trabajan el Médico Deportólogo: Dr. Ezequiel Zolezzi, su Preparador Físico: Prof. Fabricio Logulo y su papá y profesor en la Escuela de Tenis de AEP: Prof. Héctor Javier Garay.

Por su parte, en Buenos Aires, lo hacen el Kinesiólogo Fisiatra: Lic. Pablo Policastro, la Psicóloga del Deporte: Lic. Jimena Martínez, el Nutricionista: Lic. Ariel Pokard y sus entrenadores de la Academia de Ferrocarril Oeste: Lic. Daniel Vallina y Prof. Federico Weilich.

En diálogo con la prensa, Weilich manifestó: “En el corto plazo tenemos que hacer un buen trabajo de pretemporada para llegar bien al Regional y Nacional ya que la Sub 14 es una categoría nueva y vamos a tener que esforzarnos más. La idea es escalar nuevamente en el ranking para poder competir internacionalmente como fue el año pasado en el Mundialito y, a largo plazo, empezar a jugar torneos internacionales en juveniles para poder instalarse entre los mejores del país y, si Dios quiere, llegar a ser profesional”.

“Entre sus virtudes más destacadas tiene una técnica muy buena. Es uno de los jugadores más sueltos del circuito, a veces hace que situaciones difíciles parezcan sencillas con una muy buena velocidad de pelota que hace daño a los rivales. Tal vez alguna cuestión a trabajar es su nivel de concentración y fortaleza mental, pero sabemos de su capacidad de adaptación”, dijo.

“No es fácil entrenar en una cancha rápida/indoor y pasar al polvo de ladrillo cuando llega a Buenos Aires. Ya tiene su estilo agresivo, a estar cerca de la línea y hay que tener más paciencia, pero ahora ya lo tenemos más aceitado y hoy Valentín está mucho mejor. Si bien nos gustaría que pueda entrenar más en esta superficie, entendemos que las distancias son un obstáculo insalvable en este recorrido hacia el profesionalismo”, prosiguió.

Y finalizó dejando en claro que “este año lo fue encarando mucho mejor, más cómodo en su estadía por Buenos Aires y el resto del país. Viajar acompañado por su familia o preparador físico: Fabricio, es muy importante porque hace que sea más sencillo en lo afectivo, conteniéndolo en momentos donde hay que estar”.

Un proyecto de alcance argentino nacido desde el Fin del Mundo. Valentín Garay va por más…