LAS ÁGUILAS SE RECUPERÓ ANTE COLEGIO

Fotos: Cristian González / MZL Deportes 

El campeón vigente de la Unión de Rugby de Tierra del Fuego, Club Las Águilas, superó por 27-7 a Club Colegio del Sur por la octava fecha de la Zona Campeonato del Torneo Final en un juego duro y difícil de transitar por el viento. Sumó punto bonus y se recuperó tras la pérdida del invicto.

En otro fin de semana a puro rugby en toda la provincia, la Zona Campeonato del Torneo Final puso en disputa una nueva fecha -la 8va- en la cual se midieron Club Las Águilas y Club Colegio del Sur haciendo de local la escuadra colegial de Mario Saucedo en la cancha municipal “Agustin Pichot”.

Luego de haber quedado libre hace siete días, en la jornada donde el Ushuaia Rugby Club dio cuenta de Club Colegio en su cancha del Rio Pipo, los conducidos por Jorge Caldelari que ostentaban una racha ganadora de diez meses retomaban la acción en busca de la victoria para sanar la herida del traspié con Universitario como local.

El plan siguió siendo el mismo, pero enfrente tiene a un equipo como Colegio que está en alza hace tiempo, que aprende de cada partido y trata de mejorar en todas las facetas de un juego que siempre cuanta con los imponderables climáticos.

Este sábado, desde las 15.30 se puso a volar la ovalada en un campo que se mostraba húmedo producto de la llovizna que se dio cita a lo largo de los 80 minutos y provocó varios errores de manejo, como así también desde la obtención de la guinda en las formaciones móviles.

De entrada Las Águilas metió con un kick largo a Colegio en sus 22 metros e iba a facturar rápidamente por intermedio de su capitán Bruno Pani, que manejó el movimiento de la pelota en la línea y espero el momento para hacerla llegar a sus manos por la banda izquierda, penetrando hacia el ingoal sin inconvenientes. Era 5-0 para el Fucsia porque la conversión de Magni se fue desviada en el primer palo.

Uno que iba a mostrar su calidad técnica fue Francisco Paranza, el apertura, porque tras una buena internada personal de Ledesma se guardó el espacio, recibió de frente a los palos y no dudó en probar con el drop, ampliando la ventaja a 8-0 favorable a Las Águilas en un inicio positivo y dominante.

Sin embargo, Club Colegio salió a buscarlo con el ímpetu y el empeño de siempre, logrando someter la defensa rival producto de una buena salida desde el fondo con el pie de su medio scrum Martín Leguizamón. Luego de varias fases encontró una posibilidad de romper la marca por intermedio de José Obregón, quien apoyó en el ingoal para el 8-5 que Leguizamón -con algo de fortuna- transformó en 7-8 parcial.



Las Águilas volvió a atacar para buscar ampliar la diferencia y lo parecía conseguir a través de un maul muy fuerte que metió a la defensa colegial en el ingoal, pero la decisión del referee Mauricio Giuliano fue revertida luego de hablar con el lineman quien dio aviso de un envío parcial desde el line previo a la formación móvil.

Ya en el complemento se vio a un equipo de Caldelari más incisivo y dominador a pesar de que Colegio se defendió en muy buena forma. El panorama siempre tenía mayores probabilidades de encontrar un avance fucsia peligroso.

Así fue que nuevamente apelando a su arma predilecta, un line ofensivo con la clásica formación del maul, encontró la diferencia que necesitaba para jugar más tranquilo. José “Chope” Paderne sacó la ovalada de la formación y se zambulló en el ingoal para el 13-7 que provocó una reacción ofensiva de Colegio, intentando descontar aunque sin conseguir puntos.

Aprovechando la confianza y entrando en los últimos 15 minutos de juego, un scrum en los 5 metros de la línea de sentencia verde hizo estragos en el desgaste físico de un equipo de Colegio que perdió a uno de sus más experimentados: Juan Manuel Oyola, en la etapa inicial, y sometió la resistencia para generar un try penal que dejó las cosas 20-7.

Con este resultado parcial se definió el juego, prácticamente, y Las Águilas empezó a encontrar más espacios con sus backs llegando al cuarto try con el correspondiente punto bonus a través del ingresado Lautaro Urrutia, quien recibió en velocidad, pisó para adentro ante el último defensor rival y depositó la guinda debajo de los palos. Paranza no tuvo problemas para sumar dos puntos más a su cuenta personal y establecer el 27-7 definitivo con el que se cerró el match.