CANAPINO HABLÓ DE LAS 24HS DE DAYTONA

(Por Campeones)

El arrecifeño completó su experiencia en las 24 Horas de Daytona con el equipo Juncos Racing en el puesto 30 de la general y octavo en su clase. Lejos de lamentarse por no haber podido volver a subir antes del final, agradece la oportunidad de aprendizaje y cuenta el motivo que lo hizo bajar del coche. Sobre el futuro en el exterior, aclara que no depende de él.

La experiencia que vivió este fin de semana Agustín Canapino, seguramente será algo difícil de superar, más allá de los dolores y de la clasificación final del Cadillac número 50 del equipo de Ricardo Juncos, que compartió con Rene Binder, Will Owen y Kyle Kaiser.

El argentino hizo su debut en una competencia de larga duración y en su primer incursión en el automovilismo fuera de su país, nada menos que en una carrera tradicional y con cuantiosa historia como las 24 Horas de Daytona.

El final de la carrera estaba planeado para él, pero las cosas no salieron como se esperaba y el final con Bandera Roja le arrebató la chance de un último stint. Luego de finalizada la competencia, Agustín habló con el enviado especial de Campeones, Carlos Alberto Legnani (Hijo) y dejó algunos detalles de su vivencia dentro y fuera de la pista.

"Esto es mucho más extremo de lo que uno se puede imaginar, pero lo importante es que aprendí mucho, fue una gran experiencia y aprendizaje. Cuando estuve arriba anduve muy rápido. Los tiempos fueron buenos y eso me deja contento".

Sobre las consecuencias físicas de la exigente carrera explicó: "Estoy bien, el único problema que tuve fue que quedé duro de la espalda en un momento después de mi tercer turno y sufrí mucho el dolor. El hecho de no tener la butaca hecha y amoldada a mi cuerpo, porque no pude viajar en su momento a hacerme la butaca, me pasó factura. Ya estaba recuperado, me pasé cremas y demás y estaba listo para hacer la última parte, pero todo cambió con la lluvia. Se paró la carrera y se terminó. Gran trabajo de mis compañeros que pudieron sobrevivir al momento de la madrugada, cuando se largó a llover y se pudieron terminar ¨Las 24¨".

¿Qué cosas te sorprendieron?
"El cansancio. Igualmente con la butaca hubiera sido otra historia. Primero me dolía un poquito y pensé que así sería toda la carrera, pero se me fue juntando y en un momento sufrí mucho el dolor y tuve que parar y decirle al equipo que necesitaba recuperarme".

Lo que viene en la vida profesional de Canapino: "Ahora vuelvo a Argentina y me preparo para Viedma. También repasar y ver qué se podría haber hecho mejor, seguir aprendiendo y arrancar con todo la temporada de Turismo carretera".

En el plano internacional, Canapino dejó en claro que no depende de él y que el apoyo económico es vital para mantenerse en el exterior "Si llega bienvenido sea y si no me quedará la experiencia de haber corrido unas 24 horas de Daytona".