VOLVIO EL REY DE COPAS

Por Gonzalo Grande (Corresponsal MZL en Buenos Aires). 

Independiente volvió a gritar fuerte a nivel continental tras quizá los peores años de su historia. El Rojo igualó 1-1 en el Maracaná ante Flamengo y se quedó con la Copa Sudamericana con un  global de 3-2 tras el 2-1 en Avellaneda. Luego del descenso de 2013, el Rey de Copas vuelve a levantar una copa. 

La cosa no empezó fácil para los de Ariel Holan, que debían sólo no perder para ser campeones. Lucas Paquetá adelantó a los cariocas a los 30 minutos del primer tiempo y con ese resultado las cosas iban a penales. Sin embargo, Ezequiel Barco cambió por gol a los 40 una polémica caída de Fabricio Bustos entrando al área. El Rojo se fue al descanso con el empate y la certeza de que si aguantaba 45 minutos más se traía la Sudamericana para la Argentina. 

Ya en el complemento, Flamengo arrancó con todo pero se fue desinflando a medida que pasaban los minutos. Nicolás Tagliafico fue impasable en defensa, Maximiliano Meza jugó un partido consagratorio y Emanuel Gigliotti ganó siempre en ataque, convirtiéndose en pilares de la consagración. Lo mismo para el jóven Barco, que fue de menor a mayor en este 2017 e hizo no extrañar casi nada a Emiliano Rigoni. 

Con el correr del tiempo el gol que mande el pleito a los penales parecía cada vez más una utopía para el local, hasta que Wilmar Roldán marcó el centro del campo y desató la locura de los más de 3 mil hinchas rojos en Río de Janeiro. Lágrimas en los ojos del los jugadores y de Ariel Holan, el hombre que llegó en enero desde Defensa y Justicia y que con sus métodos, criticados en un comienzo, le cambio la cara a un equipo que venía de varios años difíciles. 

Con la Copa Sudamericana 2017 Independiente alcanzó 17 trofeos internacionales, uno menos que Boca. Claro, los de Avellaneda podrán superar a los Xeneizes si ganan la Recopa ante Gremio, campeón de la Copa Libertadores, y la Suruga Bank frente a un equipo de Japón. Además, se clasificaron directamente al certamen más importante del continente el cual no disputan desde 2011 y no ganan desde 1984, siendo aun los máximos ganadores con 7 preseas. 

Con un fútbol a la altura de su historia, Independiente volvió a gritar campeón y nada menos que en el mítico Maracaná y ante el Flamengo, rival al que había superado en el mismo escenario en 1995 por la entonces Supercopa. Con varios compromisos por delante, el Rojo tendrá un 2018 lleno de oportunidades de retomar la senda de la gloria a través de la cual se quedó con el mote de Rey de Copas. 


Con todos estos goles, el Rojo gritó campeón a nivel continental una vez más en su rica historia.