EL ZAR MESSI

Por Ignacio Castro Quartino (Corresponsal MZL en Buenos Aires).

Argentina, con un hat-trick de Messi, le dio vuelta el partido a Ecuador, finalizó en la tercera posición y, debido a la victoria de Brasil ante Chile, clasificó al Mundial de Rusia 2018 donde será cabeza de serie.

Los detractores compulsivos no se cansaban de pedirlo pero él les dio donde más le duele: en su orgullo. Una lista interminable deberá arrodillarse ante el mejor del mundo y pedirle perdón (aunque eso no bastará). Messi es una joya que debemos saber contemplar y aprovechar. L10 nos llevó a otro Mundial.

La Selección arrancó muy dormida. Los ecuatorianos se pusieron en ventaja a los 40 segundos gracias a la conquista de Román Ibarra, quien aprovechó el desconcierto de la defensa argentina.

Los conducidos por Jorge Sampaoli demostraron mucho temple y jerarquía para no dejarse abrumar por el momento. Messi se cargó el equipo al hombre y junto a Di María ocasionaron los ataques más peligrosos.

A los once minutos, La Pulga apareció a espaldas del doble cinco ecuatoriano, hizo una de sus jugadas típicas en Barcelona, combinó con Fideo Di María, que le devolvió la pared, y Lio facturó el 1-1. Lejos de conformarse y de pensar en los 2700 metros sobre el nivel del mar de Quito, Argentina fue por más. Messi, ocho minutos después de su primer grito, dio vuelta el partido.

En el complemento Argentina bajó la intensidad con la que jugó la primera parte pero continuó siendo un equipo compacto y bien ordenado defensivamente. Claro, con el mejor del mundo en un gran nivel se hace todo más fácil y Messi, una vez más, volvió a regalarle al fútbol otra maravilla: en el tercer gol se la picó milimétricamene al arquero ecuatoriano cuando nadie se lo esperaba.

Por Messi y por sus compañeros que supieron seguirlo y jugaron un gran partido colectivamente, Argentina sacó el pasaje al Mundial. Además de La Selección, desde CONMEBOL irán a Rusia: Brasil, Uruguay y Colombia, mientras que Perú jugará el repechaje ante Nueva Zelanda.